Groenlandia es una de las mayores capas de hielo del mundo y se está derritiendo. Los científicos ya habían predicho que esta gigantesca isla ubicada en Norteamérica sufriría los efectos del cambio climático antes que otras partes del planeta, pero no contaban con un factor derivado de esto y de efectos multiplicadores: la lluvia.

Alarma científica porque la lluvia acelera el deshielo de Groenlandia

Un equilibro roto

Durante un tiempo se supo que la masa de hielo de Groenlandia participaría de un equilibrio inestable entre el deshielo y un mayor volumen de precipitaciones en forma de nieve. De esta forma, los científicos esperaban que los efectos del cambio climático no fueran tan graves en esta zona.

Sin embargo, un estudio publicado en Nature Geoscience, concluye que a finales del verano de 2011 el clima en el oeste de la isla generó una combinación fatídica para la capa de hielo. El calor y la humedad aceleraron el deshielo en combinación con las tormentas. Esto resulta del efecto que las nubes dejan pasar una parte de la radiación solar y además actúan como reflectantes cuando esta rebota en tierra. A todo esto hay que sumar que la humedad que se genera en estas circunstancias es mucho mayor.

Alarma científica porque la lluvia acelera el deshielo de Groenlandia

Esta especie de efecto invernadero momentáneo provocó unos niveles de deshielo alarmantes durante los meses estudiados. Como todo el ecosistema funcionó de forma anómala, el drenaje del hielo no pudo acumular el agua para volverla a congelar y esta fluyó hasta el mar, de forma irrecuperable para la masa de hielo de la isla.

Por todo ello, los investigadores han dado un señal de alarma y han recordado una circunstancia que ya se conocía, que la isla de Groenlandia contribuye a la subida del nivel de los mares el doble que el Ártico.

Fuente: aquiesqueretaro.com

#planeta tierra