shutterstock_281884274

Cuba ha demostrado una vez más que su sobresaliente sistema de salud es totalmente digno de admirar, y por mucho, una gran propuesta de donde aprender, al convertirse en el primer país de la historia en recibir la validación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que certifica que la transmisión de VIH y sífilis de madre a hijo ha sido erradicada por completo.

Aunque el término “erradicación”, puede llevarte a pensar que esta forma de transmisión ha sido borrada del panorama, no es necesario alcanzar ese nivel para cumplir con los requerimientos establecidos por la OMS para obtener la validación. En vez de eso, el país debe demostrar que ha habido menos de 50 casos de infección por esta vía por cada 100,000 nacimientos de niños vivos durante al menos un año. Cuba sin embargo, ha superado estos requisitos, ya que durante el 2013, sólo dos bebés nacieron con sida y apenas 5 con sífilis dentro de su territorio.

Con el fin de reducir la tasa de contagio de estas dos enfermedades, se implantó una iniciativa en el 2010 que mejoró el acceso tanto a pruebas diagnósticas como a tratamientos específicos, partos por cesárea y sustitutos para la lactancia. Estos servicios, que forman parte del sistema de salud universal cubano. han sido imitados en un gran número de países y han demostrado ser una gran ayuda a la hora de alcanzar la meta global de reducir los contagios a 40,000 nuevos casos por año.

Aunque Cuba es el primer país en recibir la validación de la OMS, esto no quiere decir que otros países no han hayan alcanzado la “erradicación”. Tal y como lo apunta la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne, es muy probable que en los Estados Unidos y Canadá, la trasmisión tanto de VIH como de sífilis se haya reducido también de manera importante.

Original

#salud y medicina