Biggest explosions in the universe powered by strongest magnets

Esta impresión artística muestra una supernova y un estallido de rayos gamma asociada con ella, que es impulsada por la acción de un estrella neutrón que gira rápidamente generando un poderoso campo magnético. Este exótico objeto es lo que se conoce como magnetar. Crédito: ESO.

Los datos recogidos en los observatorios de ESO, la Silla y Paranal en Chile, han demostrado por primera vez que hay un vínculo entre los estallidos de rayos gamma de larga duración y la explosión inusualmente brillante de una supernova. Las observaciones muestran que la supernova no fue generada por desintegración radiactiva como se hasta ahora se creía que sucedía; sino más bien, por el efecto de súper poderosos campos magnéticos (que se disipan poso a poco) detectados en torno a un exótico objeto llamado magnetar. Los resultados de dichas observaciones aparecerán en el diario Nature, hoy 9 de julio del 2015.

Los estallidos de rayos gama (Gamma-ray bursts o GRBs) son uno de los efectos asociados con las mayores explosiones que han ocurrido desde el Big Bang. Han sido detectados por telescopios en órbita que son sensibles a este tipo de radiación energética, la cual no puede penetrar la atmósfera de la tierra para ser observada a una mayor longitud de onda por otros tipos de telescopios tanto terrestres como espaciales.

Los GRBs usualmente duran unos pocos segundos, pero en casos extraordinarios, los rayos gamma continúan manifestándose por horas.

El autor principal del informe arriba mencionado, Jochen Greiner del Max-Planck-Institut für extraterrestrische Physik de Garching, Alemania, explica: “Dado que un estallido de rayos gamma de larga duración se produce una sola vez en un rango de cada 10 000 a 100 000 supernovas, la estrella que explotó debe haber sido algo especial. Los astrónomos asumen que ese tipo de GRBs vienen de estrellas gigantes -que tienen al menos 50 veces más masa que el sol- que por lo regular se considera que forman agujeros negros. No obstante, las nuevas observaciones de esta supernova –la SN 2011kl- están cambiando el paradigma planteado para los estallidos de rayos gamma de larga duración.

Super-bright supernova with extreme burst of gamma radiation

Credit: NASA

La única explicación que se acopla a las observaciones de la supernova SN 2011kl, es que fue generada por un el poder de un magnetar—una estrella neutrón que gira miles de veces por segundo, la cual posee un potente campo magnético cuya fuerza es mucho más intensa que las estrellas neutrón comunes conocidas como pulsares de radio. Se cree que los magnetares son los objetos más poderosamente magnetizados en el universo hasta ahora conocido. Esta es la primera vez que ha sido posible hacer una conexión inequívoca entre una supernova y un magnetar.

Original

#astronomía y espacio