Durante la semana pasada el satélite integral de la ESA (European Space Agency) ha estado observando un excepcional estallido de luz de alta energía producida por un agujero negro que devora poco a poco la materia del cuerpo celeste que le acompaña.

El 15 de junio del 2015, una bomba de rayos X y gamma bien conocida desde hace mucho por los astrónomos, hizo su espectacular retorno al escenario cósmico. Se trata de V404 Cygni, un sistema que conjunta a un agujero negro y a una estrella orbitando uno alrededor del otro. Este sistema se localiza en la Vía Láctea, casi a unos 8000 años luz de la constelación de Cygnus (constelación del Cisne).

En este tipo de sistema binario, hay material que fluye desde la estrella en dirección al agujero negro y se acumula formando un disco, en donde se calienta y comienza a brillar a un nivel óptico emitiendo rayos ultravioleta y x, justo antes de caer en la terrible espiral que lo lleva hacia el interior del agujero negro.

Las primeras señales de la renovada actividad en V404 Cygni, fueron detectadas por el telescopio Burst Alert ubicado en el satélite Swift de la NASA, el cual captó una repentina explosión de rayos gamma que activó la observación con su telescopio de rayos x. Poco después, el MAXI (el sistema de observación Monitor of All-sky X-ray Image) que forma parte del Módulo Japonés de Experimentación de la Estación Especial Internacional, detectó una especie de llamarada de rayos X proveniente de la región del cielo donde se ubica el sistema V404 Cygni.

Estas primeras observaciones detonaron una campaña masiva de observación que engloba lo mismo a telescopios terrestres que a observatorios espaciales.

“El comportamiento de esta fuente de energía es extraordinario en este momento, ya que emite repetidos flashes de luz en escalas de tiempo menores a una hora, algo que rara vez se ve otros sistemas con agujeros negros” comenta Erik Kuulkers, científico de proyectos integrales en la ESA.

“En este preciso momento, V404 Cygni se ha vuelto el objeto más brillante dentro del panorama de visión de rayos X, pues se ha vuelto 50 veces más brillante que la Nebulosa del Cangrejo, que es normalmente una de las más brillantes fuentes de alta energía en el cielo.

El sistema V404 Cygni no había tenido ese grado de brillantez y actividad desde 1989, momento en que era observado por el satélite japonés Ginga de rayos X y otros equipos de observación de cuerpos de alta energía a bordo de la estación espacial rusa Mir.

Monster black hole wakes up after 26 years

Estas imágenes muestran el sitio en el cielo donde se ubica el sistema binario V404. La imagen de la izquierda fue tomada el 19 de mayo del 2015, antes del primer estallido. Aquí, V404 Cygni no se observa, por lo que su posición está marcada con una x. La imagen de la derecha fue tomada el 18 de junio del 2015. En ella V404 Cygni se muestra como la mayor fuente de luz y energía de la zona.

Estos picos de actividad, lo cuales llegan a ocurrir cada dos o tres décadas, son causados por material cósmico acumulándose en el disco que rodea “la boca” del agujero. Eventualmente, este material alcanza un tope que cambia de forma dramática la actividad del agujero negro durante un corto periodo de tiempo.

Original

#astronomía y espacio