A Dark Matter bridge in our cosmic neighborhood

Esta figura muestra la corriente actual de las galaxias– El flujo que circula a lo largo de la súper carretera cósmica hasta el puente con Virgo, en la región en torno a la Vía Láctea, Andrómeda y Centaurus A.

Utilizando los mejores datos disponibles con el fin de monitorear el “trafico galáctico” en nuestro vecindario, Noam Libeskind del Leibniz Institute for Astrophysics en Potsdam (AIP) y sus colaboradores, han construido un mapa detallado que muestra que cómo se mueven las galaxias de las inmediaciones. Durante este proceso, descubrieron un puente de materia oscura que se extiende desde nuestro Grupo Local, a lo de la ruta rumbo al Cúmulo de Virgo, una gigantesca masa compuesta por cerca de 2,000 galaxias ubicadas a aproximadamente 50 millones de años luz. Este puente está unido a los lados con unas enormes burbujas carentes de galaxias.  Tanto el puente como las zonas vacías ayudan a esclarecer el problema (presente en la ciencia durante 40 años) relacionado con la curiosa distribución de las galaxias enanas.

Las galaxias enanas a menudo se encuentran en torno a cuerpos más grandes en nuestra Vía Láctea, pero debido a que son tenues, resultan difíciles de detectar. Un aspecto particularmente fascinante de su existencia es que cerca de la Vía Láctea y al menos dos de nuestros vecinos más cercanos – las galaxias de Andrómeda y Centaurus A- estos pequeños satélites no simplemente flotan al azar, sino que se comprimen en vastos planos posiblemente giratorios. Dichas estructuras no son un modesto resultado del modelo de la materia oscura que la mayoría de los cosmólogos considera que es responsable de los mecanismos en que el universo crea galaxias. De hecho, estas estructuras desafían la doctrina actual.

Una posibilidad es que estas pequeñas galaxias hagan eco de la geometría de las estructuras de escalas mucho mayores. “Esta es la primera vez que tenemos una verificación observacional de que hay grandes súper carreteras filamentarias conectando galaxias enanas a través del cosmos junto a magníficos puentes de materia oscura” explica Libeskind. Esta “súper carretera” cósmica brinda a los veloces satélites una especie de rampa de despegue a lo largo de la que pueden conectarse con la Vía Láctea, Andrómeda y Centaurus A. “El hecho de que este puente galáctico pueda afectar a las galaxias enanas en torno nosotros impresiona mucho debido a la diferencia en la escala entre las dos partes: los planos de enanas tienen alrededor del 1% del tamaño total del puente galáctico rumbo a Virgo”.

A Dark Matter bridge in our cosmic neighborhood

Corriente actual de las galaxias (detalle).

Original

#astronomía y espacio